English English Français Français Deutsch Deutsch Russki Português Russki Русский

ULPGC

Se acabaron las elucubraciones teóricas sobre la posibilidad o imposibilidad de la traducción. ¿Por qué? Porque en la actualidad todo se traduce, a excepción de los listados de teléfonos. Estamos en la Europa de la Traducción (Umberto Eco dixit). De ahí que hayan proliferado en nuestros días tanto las Escuelas o Facultades de Traducción. Su progresión, desde aquel Instituto creado por el prestigioso traductor y traductólogo Don Valentín García Yebra en los años setenta, ha sido geométrica y hoy contamos ya en el país con una veintena de estas Escuelas o Facultades, y lo mismo se podría decir de la Europa antes mencionada.

Esta imparable realidad (llamémosla traductora) es sin duda la que justifica la segunda parte de nuestra línea de investigación, es decir, la practica de la traducción. Así que nuestro principal objetivo será ver cómo funcionan los textos traducidos, procurar convertir la enseñanzas que saquemos en materia de nuestra clase, que será por encima de todo una especie de taller de traducción, y enseñar al alumno la estrategia de traducción que requiere cada texto en particular, porque no podemos olvidar que cada texto tiene su DNI particular. Si los escritores estudian el funcionamiento del lenguaje para escribir mejor, no es ilógico que nosotros queramos llegar al corazón de los textos traducidos con el fin de traducir mejor o aprender a traducir.

Y aquí llegamos a la primera parte de nuestra línea de investigación, es decir, la teoría de la traducción. Porque la teoría nos va a servir para saber cómo funciona la traducción, cuáles son sus estructuras características, cómo opera en las culturas receptoras, qué ha de hacer y cómo para convertirse (ahora que el centro se ha dignado mirar al margen) en un espacio o escenario donde se vean y se intercambien las diferencias, etc. En otras palabras, para aprender más sobre el fenónmeno de la traducción y, en consecuencia, para saber más sobre el otro y sobre nosotros mismos, para ser más cosmopolitas y andar el camino de la perfección en el sentido que le da al término el teológo y místico del siglo XII Hugo de San Víctor: “Perfecto es aquel para quien el mundo entero es un lugar extraño”.

Miembros:

Karina Socorro Trujillo

Goretti García Morales